Tratamiento de conducto

Tratamiento de conducto

¿En qué consiste un Tratamiento de conducto?

El tratamiento de conducto o de endodoncia,  es  un procedimiento  que  se  realiza con el fin de tratar una infección o una inflamación en el interior del diente.

La necesidad de un tratamiento de conducto  específicamente va a surgir cuando  la pulpa del diente, que contiene  nervios,  vasos sanguíneos  y  tejido  conectivo,  se ve  comprometida  debido a caries profundas, fracturas dentales, traumatismos o infecciones.

La endodoncia implica la eliminación total del  tejido pulpar infectado o inflamado,  así como la limpieza y la desinfección del  conducto radicular  (el espacio vacío en el interior de la raíz del diente)  y   la posterior obturación o sellado del conducto para prevenir la reinfección. 

En resumen los pasos generales para un tratamiento de conducto son:

  1. Diagnóstico: El dentista realiza  un  examen clínico  y  utiliza radiografías  para  evaluar el  estado pulpar del diente y determinar la necesidad de una endodoncia.

  2. Anestesia: Antes  de  comenzar  el  procedimiento,  se  administra  anestesia   local,  básicamente  ésto  asegura  que  el paciente no sienta dolor durante el tratamiento.

  3. Aislamiento: Se realizan  los procedimientos necesarios alrededor  del diente con el  fin  de mantener el área seca y libre de saliva durante el procedimiento.

  4. Acceso al Conducto: Previamente se realiza una pequeña abertura  en  la  corona del diente con el fin de acceder al conducto radicular. 

  5. Eliminación de la Pulpa: Inmediatamente retirada  la  pulpa  del interior  del  diente utilizando  equipos especializados como limas endodónticas, luego se limpia y se desinfecta.

  6. Modelado y Preparación del Conducto: Esto implica darle forma y eliminar cualquier residuo o bacteria restante, para dejarlo listo para realizar la obturación del conducto.

  7. Obturación:  Estando  el  conducto  limpio  y  preparado,  luego se  lo  rellena  con  un  material  obturador,  y después se procede a sellarlo para prevenir la entrada de bacterias .

  8. Restauración del Diente: Después de sellado el conducto, se procede a la restauración del diente para devolverle su funcionalidad y la apariencia definitiva.

El tratamiento de conducto es efectivo  para salvar dientes que de otra manera podrían  requerir extracción, permitiendo que el paciente conserve su estructura dental natural. 

tratamientos de conducto

Conoce ahora todas nuestras ofertas

Reserva una cita con nosotros ahora!

Deja una respuesta